La muerte lenta de un país

Posted on 12 Abril 2012

0


Panagiotis Sotiris | The Press Project

El desastre social se muestra tanto en las grandes cifras como en los pequeños detalles. El 8 de marzo, la autoridad estadística griega anunció que la tasa de desempleo ha alcanzado ya el 21% y que el número total de desempleados excede el millón. Un análisis más detallado ofrece una imagen aún más devastadora de las consecuencias de los paquetes de austeridad impuestos a Grecia por la troika de la Unión Europea, el FMI y el BCE. No sólo el paro juvenil ha alcanzado el 51,1%, creando las condiciones para una “generación perdida” y el peligro inminente de “fuga de cerebros”, sino que el desempleo en las edades más productivas (del 28% para los que tienen entre 25 y 34 años, y del 17,9% para los que tienen entre 35 y 44 años) ha alcanzado niveles que pueden llevar a la crisis social. Y esta es sólo la tasa oficial de desempleo, pues el aumento de la población económicamente inactiva también es un indicador de formas de desempleo que no encajan en la definición oficial.

Al mismo tiempo, la economía griega se contrae por quinto año consecutivo. Datos provisionales muestran una tasa de recesión del 7,5 % en el tercer cuarto de 2011 y las estimaciones sobre un regreso al crecimiento en 2013 deberían ser consideradas excesivamente optimistas. Las reducciones masivas de los salarios también llevarán a una mayor contracción. Una investigación encargada por el Ministerio de Trabajo indica que los costes laborales totales se han reducido un 25% y eso antes de la reducción salarial aprobada en febrero en el sector público (entre el 25% y el 40%) y el sector privado (22% en el salario mínimo, 32% para los trabajadores jóvenes, además de una reducción de los convenios colectivos que llevará a recortes salariales de incluso el 40-50% en la mayoría de los sectores). Además, los recortes salariales han ido acompañados de incrementos en los impuestos directos e indirectos y en impuestos a la propiedad que han llevado a una reducción extra de los ingresos de los asalariados. El consiguiente declive de la demanda se deja ver en la oleada masiva de cierres de pequeños negocios en toda Grecia.

La brusca reducción de las pensiones, decidida a finales de febrero, no sólo contribuirá al declive de los ingresos y la demanda, sino que también podrá en peligro la cohesión social. En un país en el que la familia cubre tradicionalmente las necesidades que no provee un sistema de bienestar incompleto, y en el que la solidaridad intergeneracional es crucial, esta pérdida de ingresos de los pensionistas afectará también a las familias con miembros activos. La familia griega está alcanzando su límite como barrera informal contra la pobreza y la exclusión social, y se puede avanzar que aumentarán las personas que no son capaces de lidiar con sus necesidades básicas. Más aún, la prestación por desempleo, que ha sido una de las más bajas y de menor duración en la Unión Europea, se ha reducido el 22% (la razón ofrecida fue que estaba indexada al salario mínimo) y ahora es de sólo 361 euros mensuales, a pesar de que el coste de la vida ha seguido creciendo. Por este motivo, escenas que hasta ahora no se habían visto en Grecia, como las ollas populares o las personas sin techo, se están volviendo moneda común.

Este sentimiento de que la crisis social es inminente también es el resultado de una reducción drástica en la inversión y el gasto públicos. Los signos del deterioro de las infraestructuras públicas son ya evidentes. Se han cerrado más de 1000 escuelas y el número de camas hospitalarias se ha reducido en 11.000. En septiembre de 2011 el año escolar empezó sin la mayoría de los libros de texto para las escuelas de primaria y secundaria. En nombre de la reducción de los costes sanitarios, el gobierno está imponiendo nuevas regulaciones en relación al número y al tipo de medicamentos que puede prescribir cada médico, lo cual conducirá seguro a un deterioro de la cobertura sanitaria. Los radicales recortes en el Ministerio de Cultura, incluyendo los fondos para los sistemas de seguridad de los museos, ponen en peligro la herencia cultural griega, como han evidenciado acontecimientos recientes como los robos en la Galería Nacional y en el museo de Olimpia. Las universidades se enfrentan a presupuestos reducidos que llevan a agudos recortes de profesorado adjunto, retrasos extremadamente largos en el nombramiento de profesores y catedráticos, y problemas cotidianos como la falta de calefacción. Agencias estatales como, por ejemplo, las responsables de las viviendas de protección oficial y del turismo social han cerrado, lo cual ha llevado a la suspensión de los programas respectivos. Y las cosas sólo empeorarán si el gobierno sigue adelante con la reducción planificada de empleos públicos y más cierres de agencias estatales. La vida cotidiana todavía es peor. Los retrasos de los autobuses metropolitanos y las largas colas en los servicios públicos se están volviendo la norma a causa del retiro forzado de los empleados del sector público.

En los meses por venir las condiciones sociales y la vida cotidiana en Grecia ciertamente empeorarán. Es como observar, en tiempo real, la lenta y dolorosa muerte de un país. Puede verse en las caras de los ciudadanos que intentan llegar a fin de mes y en el creciente sentimiento de inseguridad. Es obvio que la troika UE-FMI-BCE y las élites políticas apuestan por que la desesperación y el sentimiento de derrota lleven a la pasividad y la aceptación de las medidas como si fueran inevitables, pero esta no es una apuesta segura. En los últimos dos años hemos asistido a más casos de protestas masivas que cualquier otro país de Europa, y se sucederán más explosiones sociales en los próximos meses. Cabe esperar que lo que se pondrá a prueba entonces no será el aguante de la sociedad sino la habilidad del sistema político para lidiar con el malestar social. Y luego, nadie podrá negar que había muchos signos de alerta…

Panagiotis Sotiris enseña Teoría social moderna y Filosofía social y política en el Departamento de Sociología de la Universidad del Egeo, en Mitilene.

Anuncis
Posted in: Stásis